Nuestra Historia

Hay en nuestra historia una ligazón con los albores de la patria, la fundadora de Pastelería Angélica, doña Laura María Angélica Valdivieso Díaz de Valdés, nació en una familia tradicional chilena. El primer libro de Repostería chilena, fue de autoría de sus tías abuelas doña María de la Luz y doña María Teresa Hurtado de Mendoza y Baquedano, quienes enseñaron a doña Angélica, los secretos de la repostería europea, potenciada por los sabores y tradiciones de Chile, lo que finalmente la fundadora de Pastelería Angélica, llevó a la consumación en sus talleres, creando sabores inigualables, que se han convertido ya, en una tradición Rancagüina.

IMG_5384

No se es de Rancagua

si no has probado la torta de Mil-Hojas o la Pompadour de Pastelería Angélica, entre otras que sólo se hacen en nuestra fábrica, todos los demás, son simples imitadores, que no han podido igualar nuestro sabor o textura.

Pastelería Angélica destaca por la calidad de las materias primas de sus preparaciones y por la delicadeza en la elaboración de sus productos. La torta Manjar Nuez, Turrón Nuez y la Francisca (biscocho de chocolate, trozos de chocolate, mermelada de frambuesa, manjar, y cubierta de merengue) también son muy solicitadas por la clientela. Las tortas temáticas, hechas con cubiertas de fondant, son otro plus del local, ya que cuentan con un equipo de artistas que pueden lograr lo que el cliente solicite, ideal para eventos especiales.

Testimonios